Reclamación frente a embargo judicial indebido

Reclamación frente a embargo judicial indebido 

Los procedimientos de embargo no siempre cumplen las particularidades establecidas. Ante el incumplimiento de los requisitos previstos, existe la posibilidad de presentar reclamación frente a un embargo judicial indebido. 

Sin embargo, estas especialidades suelen ser desconocidas comúnmente, por lo que es muy habitual que, a pesar de resultar improcedente el embargo, permitamos que el mismo siga su curso.

En este post explicaremos los requisitos que se tienen que cumplir en todo procedimiento de embargo. En caso de que alguno no se cumpla, se podrán ejercitar acciones para paralizarlo o darlo por finalizado. 

Bienes embargables e inembargables

Es primordial que el bien sobre el que hemos sufrido un embargo se encuentre dentro del elenco de bienes embargables. Para conocer cuáles son los bienes embargables, debemos estudiar previamente los bienes inembargables, a rasgos generales, que son los siguientes: 

  • Los animales de compañía, sin perjuicio de la embargabilidad de las rentas que los mismos puedan generar
  • Bienes declarados inalienables, mediante declaración de una norma con rango de ley, por ejemplo, el derecho de uso y habitación 
  • Derechos accesorios subordinados a un bien principal 
  • Bienes que carezcan de contenido patrimonial, por ejemplo, derechos políticos, honoríficos, corporativos o sociales 
  • Bienes expresamente declarados inembargables por alguna disposición legal 
  • Bienes pertenecientes a un tercero 

Por otro lado, encontramos los bienes inembargables del ejecutado, que son los siguientes:  

  • La parte de la nómina que no supere el Salario Mínimo Interprofesional
  • El mobiliario y el menaje de la casa, ropa del ejecutado y de su familia, alimentos, combustible y otros que, a juicio del tribunal, resulten imprescindibles para que el ejecutado y las personas de él dependientes puedan atender con razonable dignidad a su subsistencia
  • Los libros e instrumentos necesarios para el ejercicio de la profesión, arte u oficio a que se dedique el ejecutado, cuando su valor no guarde proporción con la cuantía de la deuda reclamada  
  • Los bienes sacros y los dedicados al culto de las religiones legalmente registradas  
  • Las cantidades expresamente declaradas inembargables por Ley
  • Los bienes y cantidades declarados inembargables por Tratados ratificados por España

En sentido contrario, serán considerados bienes embargables todos los que no se encuentren en el listado anterior. 

Orden de prelación de embargo

Dentro de los bienes embargables, el Juzgado tiene que respetar un orden de prelación una vez declarado el embargo. Este orden es el siguiente:

  • Dinero en efectivo o cuentas corrientes abiertas en entidades bancarias. 
  • Créditos, derechos a corto plazo, títulos, valores o instrumentos financieros admitidos a negociación en un mercado de valores
  • Alhajas, joyas, antigüedades y objetos de arte
  • Rentas, intereses y frutos de toda especie
  • Bienes muebles o semovientes, acciones, títulos o valores no admitidas a cotización oficial y participaciones en sociedades
  • Bienes inmuebles, sean estos rústicos o urbanos
  • Sueldos, pensiones e ingresos procedentes de actividades profesionales y mercantiles ejercidas en calidad de autónomo
  • Créditos, derechos, valores… cuando sean realizables a medio y largo plazo

Esto significa que, por ejemplo, no se podrá embargar la vivienda del ejecutado si dispone de dinero en efectivo suficiente para cubrir el total de la deuda. 

Proporcionalidad y menor onerosidad de lo embargado

A efectos de conocer la procedencia del embargo, es fundamental la regla de la proporcionalidad. Esto significa que nunca se puede embargar más de lo debido, sino que la autoridad competente debe ceñirse al embargo del conjunto de bienes cuyo valor total sea inferior o igual al total adeudado. Nunca se podrá decretar un embargo sobre la totalidad de bienes del deudor.

Además, se tendrá que respetar el principio de menor onerosidad, que refiere que siempre se tendrá que velar por causar el menor perjuicio económico al ejecutado siempre que exista otra posibilidad. 

“No se embargarán bienes cuyo previsible valor exceda de la cantidad por la que se haya despachado ejecución, salvo que en el patrimonio del ejecutado sólo existieren bienes de valor superior a esos conceptos y la afección de dichos bienes resultare necesaria a los fines de la ejecución.” 

Artículo 584 del Código Civil

Embargo sin notificación

Es fundamental que el embargo sea notificado al ejecutado. Principalmente, porque desde el momento de la notificación será posible el inicio de negociaciones con el acreedor. 

En vía judicial, dicha notificación tendrá lugar mediante resolución judicial que, generalmente, será notificada en el domicilio del deudor, y que será recurrible en determinadas ocasiones, a fin de dejar sin efecto el embargo

Embargo de bienes de terceros

Puede ocurrir que en el momento en el que se decrete el embargo del ejecutado, se encuentren en su patrimonio bienes pertenecientes a terceras personas. Estos bienes no pueden responder frente a las deudas del deudor principal. 

Si se decreta el embargo de bienes de terceros, será ese tercero quien tendrá que acreditar la propiedad que ostenta sobre el bien, a fin de desvincularlo del procedimiento. 

“El embargo trabado sobre bienes que no pertenezcan al ejecutado será, no obstante, eficaz. Si el verdadero titular no hiciese valer sus derechos por medio de la tercería de dominio, no podrá impugnar la enajenación de los bienes embargados, si el rematante o adjudicatario los hubiera adquirido de modo irreivindicable, conforme a lo establecido en la legislación sustantiva.”

Artículo 594 LEC

Reclamación frente a embargo judicial indebido

Siempre que no se cumpla alguno de los presupuestos anteriormente expuestos, el ejecutado podrá interponer una reclamación frente al embargo judicial indebido, que será distinta según el caso, y se encuentra dentro de las siguientes: 

  • Acción de nulidad de embargo, para los casos en los que sea objeto de embargo un bien inembargable; no se haya respetado el orden de prelación; no se haya respetado la regla de proporcionalidad; no haya sido notificado el embargo al ejecutado 
  • Ley de Segunda Oportunidad, que se podrá hacer valer siempre que el ejecutado cumpla una serie de requisitos. El procedimiento de embargo se paralizará para que se puedan iniciar las negociaciones oportunas con los acreedores y, en caso de no obtenerse un resultado satisfactorio, se procederá al concurso consecutivo
  • Para el caso de que el bien embargado pertenezca a un tercero, será éste quien deba ejercitar una tercería de dominio, con la finalidad de apartar el bien embargado del procedimiento. 

Si mi embargo es procedente, ¿puedo ejercitar alguna otra acción?

En caso que se cumplan todos los requisitos anteriormente expuestos, el deudor cuenta con la posibilidad de presentar un escrito ante el Juzgado solicitando la reducción del importe embargado mensualmente.

Esta posibilidad es viable siempre que el deudor pueda acreditar que la variación del importe no supone un peligro para la ejecución. 

Además, esta reducción se puede solicitar en los casos en los que el ejecutado tenga cargas familiares que comprometan la economía familiar

Consignación judicial

Si no te encuentras en ninguno de los casos anteriores, podrás evitar o paralizar el embargo mediante consignación judicial del importe adeudado.

Si te encuentras en alguna de estas situaciones, y quieres reclamar un embargo judicial indebido, es aconsejable contar con el debido asesoramiento de un abogado experto. Realiza tu consulta y un abogado te responderá a la mayor brevedad.  

mi hermano no me permite acceder a la vivienda hereditaria

Mi hermano no me permite acceder a la vivienda heredada

Los problemas entre herederos por la realización de actuaciones frente al bien sin el consentimiento del otro son cada vez más frecuentes. Así, si mi hermano no me permite acceder a la vivienda heredada, ¿qué puedo hacer?

En el caso concreto de bienes inmuebles heredados, nos encontramos con una problemática muy común: «otro coheredero ha decidido instalarse en la vivienda heredada y me impide acceder y beneficiarme económicamente de mi parte de la herencia.» 

Frente a ello nos preguntamos, ¿qué puedo hacer para recuperar la parte de la vivienda que me pertenece?

Para dar respuesta a esta pregunta, debemos tener claro en qué fase de la herencia nos encontramos: 

  • No se ha procedido a la aceptación de la herencia ante Notario
  • Se ha procedido a la aceptación de herencia y partición ante Notario

¿Puede vivir mi hermano en el bien inmueble heredado de forma exclusiva y excluyente? 

Si todavía no se ha producido la aceptación de la herencia, todos los coherederos poseen el patrimonio del causante de forma colectiva. En este caso, el coheredero ocupante no dispone de la propiedad exclusiva del bien, por lo que estaría incurriendo en una ocupación ilegal. 

Es decir, todos los herederos tienen derecho a acceder a la vivienda de forma igualitaria.

“La partición legalmente hecha confiere a cada heredero la propiedad exclusiva de los bienes que le hayan sido adjudicados”. 

Artículo 1.068 del Código Civil. 

Si hemos aceptado la herencia pero se ha atribuido la propiedad del bien inmueble a varios coherederos, estaremos, igualmente, ante una situación de ocupación. Ello se debe a que el ocupante y propietario estará privando al resto de coherederos de su derecho de uso y disfrute del bien. 

¿Puedo exigirle al coheredero que abandone la vivienda?

Si mi hermano no me permite acceder a la vivienda heredada, la solución más factible será instar un procedimiento de desahucio del coheredero. Ya que está residiendo en la vivienda sin título que le habilite para ello.

En primer lugar, lo recomendable es requerir extrajudicialmente al coheredero, exponiéndole la situación y apercibiéndole que, en caso de continuar con el uso exclusivo y excluyente de la vivienda, se iniciarán las acciones legales que correspondan. 

Si el coheredero no cede ante el requerimiento, podremos acudir a la vía judicial y presentar una demanda de juicio verbal de desahucio. Otra opción sería la de presentar una demanda de disolución de condominio, a fin de promover la venta del inmueble de forma judicial.

¿Tiene que indemnizarme el otro heredero por haber ocupado la vivienda? 

Respecto a los actos de disposición que realice el ocupante sobre la vivienda (arrendamiento, venta, etc.), los frutos obtenidos tendrán que repartirse entre todos ellos de forma igualitaria. 

Es evidente que la ocupación causa en el resto de coherederos una serie de perjuicios económicos, por estar privados del uso y disfrute de la vivienda, y no existir reparto de beneficios. Por ello, en caso de instar una reclamación frente al coheredero –ya sea extrajudicial o judicial-, se le podrá reclamar una indemnización por daños y perjuicios ocasionados por la privación.

El importe a reclamar se calculará en base al hipotético caso en el que la vivienda hubiera sido arrendada, en función del precio de renta que se podría haber percibido durante los meses que el ocupante haya permanecido en la vivienda. Otra opción sería la de reclamar los gastos de gestión del inmueble en caso de haber promovido la venta y no haberse llevado a cabo.

¿Qué ocurre si el heredero ocupante ha realizado reformas de mejora en la vivienda? 

En primer lugar, es importante aclarar que ningún heredero está legitimado para realizar reformas en la vivienda heredada por varios coherederos, aunque sean de mejora.

El hecho de que realice reformas no le beneficia frente a nuestro requerimiento, ya que no podrá deducir de la indemnización que se le reclame el importe que haya desembolsado para la realización de la reforma. 

¿Puedo cambiar la cerradura si yo también soy heredero del bien inmueble? 

Solo podremos cambiar la cerradura del inmueble heredado en un supuesto: si se ha procedido a la aceptación de la herencia y se me ha atribuido el total de la propiedad. En ese caso, la escritura de aceptación de herencia constituirá un título de propiedad y convertirá al beneficiario en propietario exclusivo.  

De lo contrario, si todavía no se ha aceptado la herencia, o se ha aceptado pero la propiedad ha sido distribuida entre varios herederos, no se podrá cambiar la cerradura unilateralmente. En el último de los casos, se podría cambiar la cerradura con el consentimiento de todos los herederos beneficiados por la aceptación. 

Si te encuentras en esta situación, y quieres reclamar al coheredero de la herencia en la que formas parte, es aconsejable contar con el debido asesoramiento de un abogado experto. Realiza tu consulta y un abogado te responderá a la mayor brevedad. 

es posible eliminar clausula aval

¿Es posible eliminar la cláusula de aval? 

La mayoría de préstamos hipotecarios incluyen la cláusula de aval, en virtud de la cual un tercero ajeno a la operación formalizada con el Banco se compromete a responder de las deudas que se pudieran generar por el impago de cuotas del prestatario. 

Sin embargo, lo normal es que el aval no sea consciente de lo que está firmando en ese momento, y se vea obligado posteriormente a pagar ciertas cantidades que no le correspondería

Pues bien, en la mayoría de casos es posible eliminar la cláusula de aval del préstamo hipotecario y recuperar el importe abonado por este concepto, así como dejar de estar vinculado al préstamo sin tener que pagar nunca más.

¿Qué es un aval? 

La figura del aval constituye una garantía adicional a las demás que le son exigidas al prestatario en el momento de formalización de un préstamo hipotecario. Dicha garantía será asumida por un tercero ajeno a la operación, y en caso de que el prestatario no abone alguna de las cuotas del préstamo, la entidad bancaria podrá reclamar la deuda al aval. 

En síntesis, quien asume la posición del aval se compromete a cumplir con los compromisos a los que ha quedado sujeto el prestatario en caso de que éste no lo haga, debiendo desembolsar sumas de dinero respecto a cantidades que nunca habrá percibido por el Banco. 

«Por la fianza se obliga uno a pagar o cumplir por un tercero, en el caso de no hacerlo éste.«

Artículo 1822 CC. 

¿Qué beneficios legales tiene todo aval?  

El Código Civil establece una serie de beneficios legales para quien adquiere la posición de aval, que son los siguientes:  

  • Beneficio de orden y excusión, que supone que no se podrá obligar al aval a hacer frente a los pagos sin que, previamente, se haya requerido al deudor principal y se le hayan ejecutado todos sus bienes y derechos
  • Beneficio de división, que implica que, en caso de haber más de un aval en el mismo préstamo hipotecario, la obligación de pago se dividirá entre todos ellos

«El fiador no puede ser compelido a pagar al acreedor sin hacerse antes excusión de todos los bienes del deudor.«

Artículo 1830 CC.

«Siendo varios los fiadores de un mismo deudor y por una misma deuda, la obligación a responder de ella se divide entre todos. El acreedor no puede reclamar a cada fiador sino la parte que le corresponda satisfacer, a menos que se haya estipulado expresamente la solidaridad.«

Artículo 1837 CC.

¿La cláusula de aval es abusiva? 

Con frecuencia, la entidad bancaria impone la inclusión de una cláusula de renuncia a los beneficios del aval anteriormente indicados. Ello quiere decir que el avalista responderá de la totalidad de la deuda, sin necesidad de que previamente se le haya reclamado al deudor principal el importe debido. De esta forma, el Banco puede requerir directamente al aval para el pago de las cuotas pendientes, generando un grave perjuicio al avalista, quien tendrá un porcentaje mayor de posibilidades de verse afectado por dichos impagos. 

Además, la figura del aval suele imponerse con carácter “solidario”, lo que implica que el aval responderá por todas las obligaciones que haya contraído el deudor principal, situándose ambos en la misma posición y asumiendo el avalista la deuda como propia, como deudor principal sin serlo

Unido a lo anterior, rara vez le es entregada al aval suficiente información precontractual respecto al alcance y significado de la cláusula, lo que supone un motivo adicional a la declaración de nulidad de la misma. 

Todo lo anterior constituyen motivos que reflejan la abusividad de la cláusula de aval según los Tribunales, en síntesis, los siguientes: 

  • Renuncia expresa de los beneficios de división, orden y exclusión
  • Carácter solidario del aval
  • Falta de entrega de información precontractual suficiente y clara

“Si bien la cláusula supera el control de inclusión o de transparencia formal pues formalmente la cláusula aparece redactada de manera clara y gramaticalmente inteligible, lo que no supera es el control de transparencia real pues entendemos que la demandante no entendió en realidad la posición jurídica asumida en el contrato y sobre todo las consecuencias económicas que resultaban de la misma.” 

Audiencia Provincial de Barcelona, 28 de febrero de 2017. 

¿Puedo reclamar al banco y solicitar la eliminación de la cláusula?  

La respuesta es afirmativa. Los Tribunales han establecido que la cláusula de aval es una condición impuesta y no negociada individualmente, que va en contra de las exigencias de la buena fe y crea un desequilibrio injustificado entre Banco y aval.  

Ello junto con la imposición de renuncia por el fiador a los beneficios concedidos por el Código Civil, además de la falta de entrega de suficiente información precontractual, supone la declaración de nulidad de la cláusula

Por ello, si eres avalista en un préstamo personal o de empresa, y te has visto perjudicado por las condiciones de la figura de aval, podrás interponer una reclamación extrajudicial y/o presentar una demanda, con la finalidad de eliminar la cláusula de aval del préstamo hipotecario.

“En particular, serán nulas las condiciones generales que sean abusivas, cuando el contrato se haya celebrado con un consumidor, entendiendo por tales en todo caso las definidas en el artículo 10 y disposición adicional primera de la Ley 26/1984, de 19 de julio, General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios”. 

Artículo 8. LCGC. 

¿Qué efectos tendría esa nulidad? 

La nulidad de la cláusula de aval supone la retrotracción de las actuaciones al momento de la firma del préstamo hipotecario, lo que quiere decir lo siguiente: 

  • Eliminación de la cláusula. Se podrá eliminar la cláusula de aval, y se tendrá por no puesta en la escritura de préstamo, por lo que el aval quedará liberado de su carácter de garante y no tendrá que abonar ningún importe más por este concepto
  • Devolución de las cantidades abonadas. Se restituirán al aval el importe total que haya desembolsado con motivo de los impagos en los que haya incurrido el deudor principal

¿Solo puedo eliminar el aval de un préstamo hipotecario? 

Lo explicado anteriormente tiene validez tanto para la figura de aval de préstamo hipotecario, como para otros contratos en los que también se incluye la figura de aval: podrás eliminar la cláusula de aval en contratos de arrendamiento de vivienda; arrendamiento de locales, etc. 

Para reclamar por tu cláusula de aval, es aconsejable contar con el debido asesoramiento de un abogado experto. Realiza tu consulta y un abogado te responderá a la mayor brevedad. 

Reclamar indemnización seguro

¿Puedo reclamar una indemnización al seguro?

Cuando sufrimos un siniestro de cualquier tipo, lo normal es acudir a la entidad aseguradora con la que tenemos suscrita una póliza de seguros para que se encargue del pago de los daños ocasionados.  

Sin embargo, es muy frecuente que la compañía no se responsabilice de los daños causados. Para ello, suele justificarse en alguna cláusula excluyente que desconocíamos por completo. 

Ante ello, Ud. puede reclamar una indemnización a su seguro, y recibir una compensación económica por los daños que ha sufrido, ya sean materiales o personales, más los intereses legales.

¿Qué documentos tendrá que poner la aseguradora a disposición del asegurado de forma obligatoria?

En el momento de la firma del contrato de seguro, la compañía a seguradora tendrá que entregar al asegurado los siguientes documentos:

  • Contrato de seguro
  • Póliza de seguro
  • Condiciones Generales
  • Condiciones Particulares

Además, la entidad aseguradora está obligada a poner a disposición del asegurado las Condiciones Generales y las Condiciones Particulares del Seguro. 

Las Condiciones generales y particulares del seguro son dos documentos distintos, en los que se tiene que especificar el riesgo respecto al que el asegurado estará cubierto, así como las exclusiones del seguro según el tipo de siniestro

La entidad aseguradora está obligada a poner a disposición del asegurado ambos documentos en el momento de la firma del contrato de seguro y de la póliza. El asegurado debe tener en su poder estos documentos, y haber sido asesorado previamente a la firma de los mismos de su contenido y significado del clausulado por la compañía. 

¿Puede negarse mi aseguradora a indemnizarme por el siniestro?

Cuando sufrimos un siniestro, automáticamente se lo comunicamos a nuestra aseguradora para que se haga cargo de los daños sufridos. Sin embargo, es habitual que la compañía se niegue a pagarnos la indemnización correspondiente.

Para ello, nos indicará que la forma de producción del siniestro se encuentra exenta de indemnización por lo establecido en alguna de las cláusulas de las Condiciones generales y/o particulares. 

Por desconocimiento, lo normal es aceptar que no vamos a recibir ninguna compensación. Sin embargo, lo más probable es que la compañía no haya cumplido con los requisitos legales necesarios.

Según se establece en la Ley de Contrato de Seguro, las condiciones generales y particulares tienen que cumplir con los siguientes requisitos: 

  • Redacción clara y precisa de las cláusulas excluyentes;
  • Las cláusulas que limiten derechos tendrán que destacarse de forma especial y en negrita.
  • Las Condiciones generales y las particulares tienen que ser expresamente aceptadas y encontrarse firmadas por escrito.

Las condiciones generales y particulares se redactarán de forma clara y precisa. Se destacarán de modo especial las cláusulas limitativas de los derechos de los asegurados, que deberán ser específicamente aceptadas por escrito.

Artículo 3. Ley de Contrato de Seguro.

¿Cómo puedo reclamar al seguro para que me pague la indemnización que he dejado de percibir?

En este caso, presentaremos una carta de reclamación al seguro, comunicando la situación y exigiéndoles la indemnización correspondiente. Esta indemnización comprenderá el importe de reparación de los daños, materiales o personales, además los intereses legales devengados.

En caso de que la reclamación no surta efectos, es posible presentar una demanda judicial ante los Juzgados correspondientes. El tiempo de resolución del Juzgado variará según el caso en concreto.

¿En qué tipo de siniestros puedo presentar este tipo de reclamación?

La información que ha sido explicada anteriormente tiene validez para cualquier tipo de siniestro que tengamos asegurado: seguro de daños de hogar o de local, incendios, inundaciones, accidentes de tráfico; (gastos médicos del accidente, daños materiales…), seguro de accidente de tráfico por fallecimiento de un familiar, etc. 

¿Qué plazo tengo para reclamar al seguro?

En este tipo de casos, el plazo para reclamar una indemnización al seguro es de 5 años desde que pueda exigirse el cumplimiento de la obligación, es decir, desde la producción del siniestro. 

Las acciones personales que no tengan plazo especial prescriben a los cinco años desde que pueda exigirse el cumplimiento de la obligación.

Artículo 1964.2 Código Civil

Finalmente, para reclamar una indemnización al seguro es aconsejable contar con el debido asesoramiento de un abogado experto, realiza tu consulta y un abogado te responderá. 

Prescripción deudas comunidad propietarios

Prescripción deudas comunidad propietarios

Las deudas comunitarias tienen establecido un plazo de prescripción de las deudas comunidad propietarios. En este artículo explicamos qué son los gastos de comunidad y la reclamación de los gastos comunitarios así como sobre la prescripción de las deudas en comunidades propietarios.

¿Qué son los gastos de comunidad?

Se conocen com gastos comunitarios, o gastos de la comunidad, aquellos que son necesarios para el mantenimiento del edificio y que se reparten entre los propietarios. Son aquellos que no pueden ser individualizados, es decir, no están relacionados con una persona en concreto sino con el conjunto del edificio.

El responsable de pagar los gastos de la comunidad será el propietario de cada piso que conforme el edificio, a través del administrador quien estará obligado a hacer una estimación anual de los mismos.

Independientemente de esta responsabilidad, es importante que tengas en cuenta que al ser todos propietarios del edificio y beneficiarios de los servicios, cada uno de los propietarios deberá satisfacer su parte en proporción a la cuota de participación del inmueble del que se es propietario.

1. Son obligaciones de cada propietario

[…]e) Contribuir, con arreglo a la cuota de participación fijada en el título o a lo especialmente establecido, a los gastos generales para el adecuado sostenimiento del inmueble, sus servicios, cargas y responsabilidades que no sean susceptibles de individualización.[…]

Artículo 9.1.e) Ley Propiedad Horizontal

Asimismo y aunque exista un contrato de arrendamiento, el propietario del piso será el responsable de hacer frente a los gastos comunitarios.

¿Qué es y cómo se determina la cuota comunidad de vecinos?

La cuota de participación se determina en función de la participación en los gastos comunes que tenga cada propietario. Es decir, se establece un porcentaje a pagar en función del valor del inmueble y su superficie útil.

Por su parte el momento de la determinación de la cuota de participación será en el momento de la constitución de la comunidad horizontal, siendo necesario que se realice mediante un acta notarial.

Asimismo, anualmente se realizará una revisión de las cuotas. Ésta podrá ser modificada en función de los gastos reales del año anterior, siendo el administrador de la comunidad el responsable de realizarla.

Sólo en expcepcionales ocasiones será la autoridad judicial quien fije la cuota de participación. Siendo esto necesario en aquellos supuestos en los que exista algún tipo de controversia entre los propietarios.

Es decir, podemos establecer 3 maneras diferentes de determinar la cuota de participación de cada propietario de una comunidad de propietarios:

  • En la constitución de la comunidad horizontal ante notario
  • Por acuerdo de los diferentes comuneros del edificio
  • Por resolución judicial

Reclamación deudas comunidad de propietarios 

Cómo venimos exponiendo una de las obligaciones principales que establece la Ley de Propiedad Horizontal es el pago de los gastos comunes.

En caso contrario, el administrador de fincas del edificio será quién reclame las deudas a cada uno de los propietarios.

Para ello realizará un certificado deuda comunidad propietarios que presentará a la junta de propietarios cuando se reúna.

En el caso de no llegar a un acuerdo y que el comunero deudor no liquide su deuda se deberá proceder a reclamar la deuda judicialmente.

¿Cómo proceder a la reclamación de la deuda?

Para interponer una demanda de reclamación de las deudas con la comunidad de propietarios será necesario que se acuerde en junta de propietarios.

Asimismo se deberá acordar la designación de un procurador y abogado, ya que reclamar judicialmente una deuda supone un coste económico para la comunidad.

Una vez que se haya acordado en junta de propietarios procederán a notificar la deuda al comunero. Esta comunicacion deberá ser mediante un medio de comunicación fehaciente (burofax, carta certificada, etc.) para que proceda al pago de la deuda, en caso contrario se procederá a reclamar judicialmente la cantidad adeudada.

Si no se pudiera notificar al comunero deudor se entenderá notificado colgándose en el tablón de anuncios de la comunidad de propietarios.

[…]

2. En las reclamaciones de deuda a que se refiere el número 2.º del apartado 2 del artículo 812, la notificación deberá efectuarse en el domicilio previamente designado por el deudor para las notificaciones y citaciones de toda índole relacionadas con los asuntos de la comunidad de propietarios.

Artículo 815 Ley Enjuiciamiento Civil

La ley establece el procedimiento monitorio para reclamar las deudas de la comunidad de propietarios frente al comunero deudor. Para ello la deuda deberá ser líquidas, vencidas, determinadas y exigibles.

2. La utilización del procedimiento monitorio requerirá la previa certificación del acuerdo de la Junta aprobando la liquidación de la deuda con la comunidad de propietarios por quien actúe como secretario de la misma, con el visto bueno del presidente, siempre que tal acuerdo haya sido notificado a los propietarios afectados en la forma establecida en el artículo 9.

Artículo 21.2 Ley Propiedad Horizontal

Documentos demanda reclamación deudas comunidad propietarios

Con la reclamación judicial de las deudas comunitarias se deberá presentar la documentación necesaria para que el Juez pueda acreditar la existencia de la deuda, y proceder a dictar sentencia a favor de la comunidad reclamante.

Con ello los documentos aportados junto a la demanda serán:

  • Fotocopia del título constitutivo de la comunidad de propietarios, que contendrá el importe y forma en la que se establece la cuota a pagar por cada uno de los propietarios
  • Un certificado de deuda de la comunidad de propietarios realizado por el secretario de la comunidad con el visto bueno del presidente
  • El acta de la junta de propietarios en la que se acordó reclamar judicialmente la deuda
  • Acreditación de los gastos que conforman la deuda con la comunidad de propietarios

¿Cuándo se da la prescripción deudas comunidad propietarios? 

En relación al plazo de prescripción para la reclamación deudas de la comunidad de propietarios, éste será de cinco años, contados desde el día siguiente al vencimiento del pago de la deuda. Siempre y cuando la deuda sea posterior a 7 de octubre de 2015.

Para la reclamación de deudas de la comunidad de propietarios anteriores a 7 de octubre de 2015, el plazo de prescripción de las deudas de comunidad de propietarios será de 15 años.

La diferencia es consecuencia de la reforma que modificó el artículo 1964 del Código Civil, que entró en vigor el día 7 de octubre de 2015, que redujo el plazo de prescripción reclamación deudas comunidad de propietarios de 15 años a solo cinco.

Es decir, el plazo de prescripción de las deudas comunidad de propietarios será:

  • De cinco años para deudas posteriores al día
  • De 15 años para deudas anteriores al día

No obstante este plazo podrá ser interrumpido si durante dicho tiempo el comunero reclamado reconociera la misma mediante el pago de la misma o mediante documento público o privado.

¿Qué pasa si no puedo pagar la comunidad de vecinos?

Ante la imposibilidad de poder hacer frente a los gastos comunitarios, el comunero deudor deberá solicitar del presidente y administrador de la comunidad una exención, bonificación o diferimiento en el pago de las cuotas.

Posteriormente, el presidente y el administrador deberán someter dicha solicitud a la aprobación de la junta de propietarios.

En el caso de que se apruebe, se establecerá un plan de pagos para hacer frente a la deuda en un plazo máximo de tiempo determinado, realizando el pertinente documento de reconocimiento de deuda.

Finalmente, para la reclamación deudas comunidad de propietarios es aconsejable contar con el debido asesoramiento de un abogado experto, realiza tu consulta y un abogado te responderá.

Alegaciones cláusulas abusivas en un procedimiento judicial

Alegaciones cláusulas abusivas en un procedimiento judicial

Las cláusulas abusivas en un contrato pueden ser declaradas nulas de pleno derecho. Esto significa que el consumidor no tiene que cumplir con ellas y, además, tiene derecho a reclamar las consecuencias económicas derivadas de su indebida aplicación.

Normalmente las alegaciones de cláusulas abusivas se realizan una vez has recibido una demanda por parte de una entidad financiera. En función del tipo de procedimiento que nos encontremos, se deberán seguir unos pasos u otros.

En el caso de cláusulas abusivas en préstamos personales, las alegaciones deben hacerse dentro del propio procedimiento judicial que se sigue contra el consumidor. No obstante, cabe la posibilidad de que el Juez analice las cláusulas abusivas de oficio. Es lo que se llama «examen de oficio de las cláusulas abusivas».

En este artículo explicamos cómo hacer alegaciones cláusulas abusivas en un procedimiento judicial.

Condición de consumidor para poder hacer alegaciones de cláusulas abusivas

Para hacer alegaciones cláusulas abusivas en un procedimiento judicial es necesario que el demandado sea considerado consumidor.

En este sentido, el artículo 3 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios (TRLGDCyU) establece:

«A efectos de esta ley, y sin perjuicio de lo dispuesto expresamente en sus libros tercero y cuarto, son consumidores o usuarios las personas físicas que actúen con un propósito ajeno a su actividad comercial, empresarial, oficio o profesión. Son también consumidores a efectos de esta norma las personas jurídicas y las entidades sin personalidad jurídica que actúen sin ánimo de lucro en un ámbito ajeno a una actividad comercial o empresarial.»

Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios

Por lo tanto, para poder hablar de cláusulas abusivas y hacer las correspondientes alegaciones, es necesario cumplir con este requisito.

De lo contrario, no se considerará consumidor cuándo el contrato tenga carácter mercantil. Por ejemplo, en un contrato de préstamo formalizado entre una entidad financiera y una empresa, la empresa no tendrá la condición de consumidor.

Alegaciones cláusulas abusivas en función del tipo de procedimiento

Normalmente este tipo de alegaciones se realizan en tres tipos de procedimientos:

En todos ellos, el momento oportuno para hacer las alegaciones cláusulas abusivas es en el momento de oposición al monitorio o de contestación de demanda en el caso de procedimientos declarativos.

En cualquier supuesto, es importante analizar el contrato de préstamo, o el contrato de hipoteca, en su caso, para analizar si se cumplen los requisitos de transparencia y buena información al consumidor. Teniendo claro que se podrá reclamar la cláusula abusiva en una hipoteca, así como la cláusula abusiva contenida en préstamos personales.

Así, el control de transparencia se basa en la claridad así como la comprensibilidad de las cláusulas supuestamente pactadas.

La transparencia conlleva que el consumidor tenga un conocimiento efectivo y real de las consecuencias jurídicas y económicas del contrato.

La declaración de abusividad de las cláusulas contenidas en un contrato de préstamo, o en una hipoteca, conllevará su nulidad de pleno derecho y no podrán ser aplicadas por las partes.

Por lo tanto, el contrato se regirá por las cláusulas restantes que no sean nulas o, en su defecto, por la legislación aplicable.

Examen de oficio de las cláusulas abusivas

Es muy habitual también que el Juez realice un examen de oficio cláusula abusiva, es decir, sin que el consumidor haya hecho ninguna alegación al respecto.

[…]»El juez nacional debe apreciar de oficio el carácter abusivo de una cláusula contractual incluida en el ámbito de aplicación de la Directiva 93/13 y, de este modo, subsanar el desequilibrio que existe entre consumidor y profesional»[…]

Sentencia del Tribunal Supremo 705/2015, de 23 de diciembre

Con ello, basta que se trate de cláusulas generalizadas en préstamos o contratos y que su inclusión suponga un perjuicio claro para el consumidor medio, para que el juez tenga la potestad de realizar un examen de oficio de la cláusula abusiva.

En este caso, el tribunal declarará la nulidad de la cláusula en cuestión del contrato y condenará a la entidad financiera a restituir al prestatario lo que procediese como consecuencia de la declaración de abusividad de la cláusula.

¿Y cuáles son las cláusulas que suelen considerarse abusivas? Ejemplos de cláusulas abusivas

Las mas habituales son las siguientes:

  • Cláusula de interés de demora: esta cláusula establece que si el prestatario no paga en el plazo establecido, deberá abonar un interés. A menudo muy superior al interés legal del dinero
  • La cláusula de vencimiento anticipado: esta cláusula establece que si el prestatario no cumple el pago de una cuota, el banco o la entidad financiera podrá exigir el pago anticipado del préstamo, dándolo por vencido
  • La cláusula de comisión de posiciones deudoras: esta cláusula establece que si el cliente deja de pagar una cuota, la entidad tiene derecho a cobrarle una comisión por las gestiones que realiza por la gestión del cobro
  • Cláusula suelo: esta cláusula impide que el tipo de interés aplicable al préstamo pueda bajar por debajo de un cierto porcentaje, incluso si el Euribor (el índice oficial) lo hace
  • Cláusula 360 días: algunos bancos aplican cláusulas de 360 días en lugar de cláusulas de 365 días para calcular el interés del préstamo
  • La cláusula de comisión de apertura: esta cláusula establece que el cliente debe pagar una comisión al banco por la concesión del préstamo
  • Cláusula gastos: incluida en los préstamos hipotecarios y que establece que los gastos ocasionados serán a cuenta exclusiva de la parte prestataria

Además es frecuente que en los contratos de préstamos se incluya una cláusula de aval. Ello quiere decir que el avalista responderá de la totalidad de la deuda.

De esta forma, el Banco puede requerir directamente al aval para el pago de las cuotas pendientes, generando un grave perjuicio al avalista

En cualquier caso, es importante estar bien asesorado para poder hacer alegaciones de cláusulas abusivas

Con todo ello, nuestra recomendación es que una vez recibas una demanda en la que se reclame un contrato que puede contener cláusulas abusivas, asesorarse con un abogado especialista en el derecho del consumidor.

En este caso, un abogado con experiencia en cláusulas abusivas podrá asesorarle y representarle ante el juzgado para que sus derechos sean protegidos.

Si usted cree que su contrato de préstamo hipotecario contiene cláusulas abusivas, no dude en contactarnos para que podamos asesorarle y representarle.

Nuestro equipo de abogados especialistas en cláusulas abusivas estará encantado de atenderle.

¿Cuánto tarda una demanda judicial por impago?

¿Cuánto tarda una demanda judicial por impago?

Cuánto tarda una demanda judicial por impago en tramitarse es una de las preguntas que más nos hacen nuestros clientes. La respuesta, como es lógico, no es igual en todos los casos, ya que dependerá de diversos factores.

Sin embargo, podemos dar una estimación de cuánto tiempo se necesita desde el inicio hasta la resolución final. En este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre el proceso judicial por impago de deuda.

15 meses en tramitarse una demanda judicial por impago

Este es nuestro calculo medio aproximado, según nuestra experiencia, sobre cuanto tarda una demanda judicial por impago en tramitarse.

Cuando decimos 15 meses, nos referimos desde que se presenta la demanda, hasta que se dicta sentencia en primera instancia.

Sin embargo, tal como decimos, esto es una aproximación media y puede variar en función de diversos factores.

En los siguientes apartados vamos a analizar cuáles son los principales factores que influyen en el tiempo de tramitación de una demanda judicial por impago.

La complejidad del caso

En efecto, la complejidad del caso influirá en el tiempo de tramitación. No es lo mismo interponer una demanda judicial por impago por una pequeña cantidad, que interponer una demanda judicial por impago por una gran deuda. Es probable que para reclamar un importe alto, se soliciten y se admitan más pruebas y, por ende, se alargue el proceso judicial por impago de deuda.

También, y en relación del caso, no es lo mismo que la deuda este totalmente acreditada, o que no esté acreditada en absoluto.

En la demanda judicial por impago se ha de aportar toda la documentación necesaria para que el juez pueda resolver el caso, y si ésta no está correctamente preparada o faltan documentos, es posible que haya que volver a interponerla, al desestimarse la misma.

Asimismo, la documentación, las pruebas y los hechos también determinaran la complejidad del caso.

Otro factor para determinar el tiempo que puede tardar una demanda judicial por impago, es el número de demandados.

El numero de demandados que figuren en la demanda, también será un factor a tener en cuenta para saber el tiempo que puede tardar en tramitarse.

En primer lugar por las notificaciones a los demandados, no es lo mismo intentar notificar una citación judicial por deuda a una persona o a una empresa, que notificar a más de uno. Así cuando son varios los demandados el plazo para contestar también se verá afectado.

Las notificaciones en sede judicial son siempre un problema y demoran mucho el procedimiento. Así pues a mayor demandados, mayor número de notificaciones a realizar.

1. Los actos de comunicación se realizarán bajo la dirección del letrado de la Administración de Justicia, que será el responsable de la adecuada organización del servicio. Tales actos se ejecutarán por:

Los funcionarios del Cuerpo de Auxilio Judicial.

El procurador de la parte que lo solicite.

A tal efecto, en todo escrito que dé inicio a un procedimiento judicial, de ejecución, o a otra instancia, el solicitante deberá expresar si interesa que todos los actos de comunicación se realicen por su procurador. […]

Artículo 152 Ley Enjuiciamiento Civil

Además hay que añadir que en determinados procedimientos como en el procedimiento monitorio, la falta de notificación a los demandados hará que se archive el procedimiento. Obligándonos a volver a presentar una demanda judicial por impago.

[…] Si, tras la realización de las correspondientes averiguaciones por el Letrado de la Administración de Justicia sobre el domicilio o residencia, éstas son infructuosas o el deudor es localizado en otro partido judicial, el juez dictará auto dando por terminado el proceso, haciendo constar tal circunstancia y reservando al acreedor el derecho a instar de nuevo el proceso ante el Juzgado competente.

Artículo 813 Ley Enjuiciamiento Civil

Dependerá del Juzgado que nos toque

Lamentablemente hay juzgados que son más eficientes que otros. Por una misma demanda judicial por impago puede dictarse sentencia en 9 meses, mientras que en otros puede tardar fácilmente 1 año y medio.

Aunque no siempre depende de la eficiencia, a veces es por un tema de saturación de la justicia, por falta de recursos. Si nos toca un juzgado en el que no hay muchos asuntos pendientes de resolver, nuestra demanda se tramitará con más rapidez.

En cualquier caso, lo mejor que podemos hacer es interponer la demanda judicial por impago cuanto antes para que el impago no se alargue en el tiempo.

Otro factor a tener en cuenta para calcular cuanto tarda una demanda judicial por impago en tramitarse es si el deudor se opone

Si el deudor se opone a nuestra demanda judicial por impago, es decir realiza una contestación a la demanda por impago, esto hará que se demoré aún mas el procedimiento.

Por ejemplo, si nos encontramos ante un juicio verbal, el deudor podrá solicitar la celebración de vista, retrasando con ello la finalización del procedimiento iniciado con la demanda judicial por impago.

Por su parte, en un juicio ordinario, el deudor puede presentar excepciones, alegaciones y demandas reconvencionales que hagan que se alargue el procedimiento.

En cambio, si el demandado no contesta a la demanda, es decir, no se opone ni presenta excepciones, el proceso será más ágil y podremos cobrar con mayor rapidez nuestra deuda. Si sucede esto, el deudor será considerado en rebeldía procesal.

1. El Letrado de la Administración de Justicia declarará en rebeldía al demandado que no comparezca en forma en la fecha o en el plazo señalado en la citación o emplazamiento, excepto en los supuestos previstos en esta ley en que la declaración de rebeldía corresponda al Tribunal.

Artículo 496 Ley Enjuiciamiento Civil

Por último, estar bien asesorado por un abogado especialista en impagos ayudara a que el procedimiento se trámite con más agilidad.

En conclusión, no podemos establecer un tiempo determinado en el que se cobrará la deuda, pero sí podemos decir que si el deudor no presenta excepciones ni oposiciones, el proceso será más ágil.

La mejor forma de acelerar el procedimiento judicial es contratar los servicios de un abogado especialista en impagos.

De esta forma podrás estar tranquilo durante todo el proceso y además obtener un resultado satisfactorio en menos tiempo, porque en un procedimiento judicial siempre hay que tomar decisiones estratégicas.

En Legal Heron somos especialistas en demandas judiciales por impago y podemos ayudarte a cobrar tu deuda en el menor tiempo posible.

¡Contacta con nosotros para solicitar una consulta gratuita!

Modelo de contrato de cesión de crédito

Modelo de contrato de cesión de crédito

El modelo de contrato de cesión de crédito es un documento operado por dos partes: cedente y cesionario. En el contrato de cesión de crédito, el acreedor cedente transmite al acreedor cesionario la titularidad de los derechos de crédito que tiene frente a una tercera persona. 

Aspectos a tener en cuenta en un contrato de cesión de crédito

Lo primero a tener en cuenta es que el Código Civil no contiene una definición exacta del contrato de cesión de crédito. Sin embargo, el contrato de cesión de crédito tiene cabida dentro de la normativa propia de la compraventa. 

En la cesión de derecho de crédito, se exige, como en todo contrato, que tenga una causa. Ello le permite la adaptación a otras figuras contractuales, sin dejar de lado la esencia del crédito que se ostenta ante un tercero. 

El contrato de cesión de crédito requiere como elemento primordial la voluntad común de las partes, es decir, del cedente y cesionario.

Ojo con el Derecho de tanteo y retracto

En un contrato de cesión de crédito, muchas veces es común encontrarnos con cláusulas sobre el derecho de tanteo y retracto, también conocidos como derechos de adquisición preferente.

Cuando se produce una cesión de crédito, nace para el deudor el derecho de tanteo y retracto, el cual permite al deudor pagar la misma cantidad por la que el Cesionario ha comprado el crédito al Cedente, liberándose de ésta manera de la deuda.

Para poder realizar este derecho de tanteo y retracto el deudor tiene un plazo de nueve días, después de los cuales se entenderá caducado el plazo y dejará sin derecho al deudor.

Vendiéndose un crédito litigioso, el deudor tendrá derecho a extinguirlo, reembolsando al cesionario el precio que pagó, las costas que se le hubiesen ocasionado y los intereses del precio desde el día en que éste fue satisfecho. […]

El deudor podrá usar de su derecho dentro de nueve días, contados desde que el cesionario le reclame el pago.

Artículo 1535 Código Civil

Asimismo, se entenderá como crédito litigioso desde que se contestara, por parte del deudor, la demanda en la que se reclama el mismo.

Notificación al deudor del contrato de cesión de crédito

Como hemos expuesto, en el modelo de contrato de cesión de crédito encontramos tres figuras:

  • El cedente: antiguo acreedor
  • El cesionario: nuevo acreedor
  • La 3a persona, o el deudor

Sin embargo, las partes del contrato de cesión de crédito serán el cedente y el cesionario

Es importante tener en cuenta que el deudor va a ser una persona ajena al contrato de cesión de crédito. Por tanto, para la validez de este contrato de compra de deuda, no es necesaria ni su firma, ni su consentimiento, ni su conocimiento. 

Aún así, es fundamental la comunicación al deudor de esta cesión de derecho de crédito. Ya que, si en la figura del contrato de cesión de crédito el deudor desconoce la cesión, lo más probable es que pague la deuda al antiguo acreedor (cedente).

Con ello, quedaría libre de su obligación y no se le podría reclamar al nuevo acreedor (cesionario).

Descargate a continuación un modelo de contrato de cesión de crédito

Ponemos a vuestra disposición un modelo de contrato de cesión de crédito, clicando en el siguiente enlace:

Reclamar facturas impagadas

Reclamar facturas impagadas

Una de las situaciones más comunes que se encuentran tanto los particulares como las empresas es ante facturas impagadas. En el presente artículo detallaremos los mecanismos para reclamar facturas impagadas y con ello, poder recuperar el dinero adeudado.

¿Cuánto tiempo tengo para pagar una factura? 

Nos atenderemos a la Ley 15/2020, de 5 de julio, respecto al pago a proveedores, con tal de saber cuánto tiempo tengo para pagar una factura y, por ende, el plazo máximo del que se dispone. 

Dicha ley establece unas medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales. Por ello, será fundamental atenderse a ella y cumplirla, ya que, de lo contrario, la parte acreedora iniciará las correspondientes medidas para reclamar las facturas impagadas

Como norma general, se establece un plazo de 60 días naturales para proceder al pago de la factura. Si no se procede a dicho pago en los términos establecidos por contrato, es cuando se puede reclamar la factura por la vía judicial, mediante una demanda por impago de factura. 

¿Cómo puedo reclamar el pago de una factura pendiente?

Lo primero que deberemos hacer para reclamar factura será ponernos en contacto con la otra parte para el pago de la factura. Este contacto bien puede ser mediante burofax impago factura o bien podemos reclamar el pago de la factura por mail

Si estas comunicaciones amistosas no dan resultado, el siguiente paso para reclamar facturas impagadas es acudir a la vía judicial. El procedimiento monitorio es la vía más barata y rápida para reclamar el pago debido. 

Mediante el procedimiento monitorio, se presentará una solicitud al juzgado que, tras la resolución del procedimiento bien se obligará al deudor a pagar la factura impagada, o bien se le embargarán los bienes hasta satisfacer la deuda pendiente

¿Cuál es el plazo para reclamar una factura impagada?

Pasados 60 días desde la emisión de la factura, ésta se entiende que ya está vencida formalmente y por tanto empieza a contar el plazo para reclamar una factura impagada. Es decir, existe un plazo de prescripción facturas impagadas, y una vez transcurrido ya no podremos reclamar facturas impagadas. 

Es decir, pasados los 60 días se entiende que la otra parte ha incurrido en morosidad y se puede reclamar el pago de una factura pendiente. Los plazos para reclamar facturas impagadas son: 

  • 5 años para las empresas y los trabajadores autónomos 
  • 4 años para la Administración Pública
  • 3 años para los particulares
  • 5 años para los impagos de alquileres
  • 20 años cuando nos referimos a deudas hipotecarias

Por tanto, transcurridos estos plazos, es cuando prescribe una factura impagada y por tanto ya no podremos reclamar facturas impagadas al deudor

¿Qué debe contener una demanda por impago de factura?

Con tal de reclamar facturas impagadas en vía judicial, se deberá interponer una demanda por impago de factura, es decir una demanda de reclamación de cantidad. Para proceder a esa reclamación de facturas en vía civil se deberá iniciar un proceso monitorio

Con ello, la interposición de una demanda por impago de factura deberá cumplir unos elementos esenciales.

  1. En primer lugar, la deuda de esa factura impagada debe ser dineraria y vencible.
  2. En segundo lugar, esa factura o facturas deben de haber pasado la fecha de vencimiento

El contenido de una demanda para reclamar facturas impagadas es el siguiente:

  • datos del sujeto que reclama la deuda
  • cuantía que se reclama en concepto de facturas impagadas
  • sujeto contra el que se dirige la demanda por impago de factura, con sus correspondientes datos 
  • petitum al juzgado para que se le requiera a los sujetos deudores que satisfagan la deuda y, en caso contrario, poder instar el despacho de ejecución
  • si el contrario se opone, se dará por terminado el juicio monitorio y se seguirá por el juicio verbal
Me reclaman una deuda judicialmente

Me reclaman una deuda judicialmente, ¿qué debo hacer?

En ocasiones nos encontramos ante una demanda judicial por impago, donde me reclaman una deuda judicialmente. Ante esta situación, cabe tener los conceptos claros y saber cómo actuar ante esa reclamación de deuda. Por ello, asesórate con un abogado de deudas.

Contesta a la demanda si estás en plazo 

Cuando me reclaman una deuda judicialmente significa que estamos en un procedimiento judicial donde el acreedor pretende recuperar el pago de una deuda dineraria, líquida, determinada, vencida y exigible. 

Nos encontramos pues, ante un juicio por deuda, en el que, como deudores, se nos habrá notificado esa reclamación de deuda para que en el plazo de 20 días se haga el pago requerido, o se formule la oposición.  

Como demandados podemos hacer tres cosas:

  1. Pagar en plazo
  2. No hacer nada, lo que implicaría que se reconoce la deuda y, por tanto, posteriormente, se ejecutaría (artículo 816.1 LEC)
  3. Contestar a la demanda en el plazo de 20 días, oponiéndose a ella.

Si nos encontramos en plazo, debemos acudir a unos abogados de reclamación de deudas, para valorar la viabilidad de oponernos a la demanda de reclamación lo que implicaría una oposición

1. Si los documentos aportados con la petición fueran de los previstos en el apartado 2 del artículo 812 o constituyeren un principio de prueba del derecho del peticionario, confirmado por lo que se exponga en aquella, el Letrado de la Administración de Justicia requerirá al deudor para que, en el plazo de veinte días, pague al peticionario, acreditándolo ante el tribunal, o comparezca ante éste y alegue de forma fundada y motivada, en escrito de oposición, las razones por las que, a su entender, no debe, en todo o en parte, la cantidad reclamada. En caso contrario dará cuenta al juez para que resuelva lo que corresponda sobre la admisión a trámite de la petición inicial.

Artículo 815 Ley Enjuiciamiento Civil

¿Y si se me ha pasado el plazo para contestar? A continuación, te explicamos los efectos que tiene la contestación a la demanda fuera de plazo

Al reclamar deuda, uno de los puntos más importantes a tener en cuenta son los plazos, porque los efectos de la  contestación a la demanda fuera de plazo son importantes.

Por ello, si me reclaman una deuda judicialmente deberemos contestar dentro del plazo establecido legalmente, que es de 20 días desde la notificación de la demanda.

Si se nos pasa el plazo para contestar, la demanda donde me reclaman una deuda judicialmente se entenderá como no contestada, y se nos puede rebeldía. La consecuencia de esto es:

  • No se pueden negar los hechos ni por tanto la deuda que la otra parte reclama
  • Todos los documentos que se hayan aportado con la contestación se tendrán como no presentados
  • Imposibilidad de solicitar periciales judiciales, ya que tienen que pedirse en la contestación a la demanda

1. El Letrado de la Administración de Justicia declarará en rebeldía al demandado que no comparezca en forma en la fecha o en el plazo señalado en la citación o emplazamiento, excepto en los supuestos previstos en esta ley en que la declaración de rebeldía corresponda al Tribunal.

2. La declaración de rebeldía no será considerada como allanamiento ni como admisión de los hechos de la demanda, salvo los casos en que la ley expresamente disponga lo contrario.

Artículo 496 Ley Enjuiciamiento Civil

Sin embargo, en la audiencia previa, en el trámite para pedir prueba, la parte demandada que no ha contestado la demanda dentro del plazo establecido, podrá intentar pedir las pruebas que no tuviera en el momento de presentar la contestación. 

¿Cómo pagar una deuda en el juzgado? A continuación, te lo explicamos

Una vez ya ha terminado el procedimiento por el que me reclaman una deuda judicialmente el siguiente paso es como pagar una deuda en el juzgado. Para ello, la ley establece un plazo de 20 días hábiles para hacerlo efectivo. 

El pago se puede ejecutar mediante:

  • La cuenta bancaria del juzgado donde se consignan estos tipos de pagos
  • La cuenta bancaria del acreedor directamente

Será esencial que una vez vaya a realizarse el pago, éste quede acreditado ante el juzgado con toda la documentación necesaria. Una vez se haya acreditado con documentación que el pago se ha realizado, el juzgado procederá a archivar el caso.

El deudor debe abonar la reclamación de deuda en su totalidad en el juzgado, que será el encargado de notificar al acreedor del pago y se lo hará llegar. Además, será el juzgado quien nos emitirá un justificante de pago.

Por último, te explicamos cómo hacer una contestación demanda alegando compensación 

Podemos encontrarnos en situaciones en las que me reclaman una deuda judicialmente, pero nosotros en la contestación podemos reclamar otra deuda a quien nos ha demandado, o bien pedir la compensación.

Para realizar una contestación a la de demanda alegando compensación debemos tener en cuenta los siguientes requisitos:

  • Que cada uno de los obligados lo esté principalmente, y sea a la vez acreedor principal del otro
  • Ambas deudas deberán consistir en una cantidad de dinero, o, siendo fungibles las cosas debidas, sean de la misma especie y también de la misma calidad
  • Las dos deudas deberán estar vencidas
  • Ambas deudas sean líquidas y exigibles
  • Que sobre ninguna de ellas haya retención o contienda promovida por terceras personas y notificada oportunamente al deudor

Es por ello que resulta importante acudir a un abogado de reclamación de deudas cuando me reclaman una deuda judicialmente

 

Abogados expertos

Somos abogados expertos en reclamación de deudas. Nos dedicamos exclusivamente a asesorar a empresas y personas que tienes problemas con deudas. Contacta con nosotros sin ningún tipo de compromiso.